ALIMENTOS CONTRA EL CANCER


FRUTAS, VEGETALES Y VITAMINAS. El que una dieta rica en frutas y vegetales protege contra el cáncer es uno de los mensajes más claros de las investigaciones modernas sobre la nutrición, existiendo centenares de estudios con resultados que avalan la información, respaldada por las organizaciones sanitarias mundiales, de que las dietas con estas características reducen con certeza los cánceres de boca, faringe, esófago, pulmón, estómago, colon y recto, y posiblemente los de laringe, páncreas, mama y vejiga. Más que un componente único milagroso la causa puede radicar en el efecto combinado beneficioso de varios de ellos: compuestos ditiólicos, isotiocianatos, indol-32-carbinol, hexafosfato de inositol, carotenoides, licopeno, isoflavonas, flavonoides, fitoesteroles, moléculas específicas de las especies allium, inhibidores de proteasas, saponinas, luteína, ácido fólico, vitamina C, vitamina D, selenio, vitamina E, y fibras.

Entre los vegetales, las diversas variedades de crucíferas (brécol, coliflor, coles, coles de Bruselas) contienen el anticancerígeno sulforofano, con una concentración especialmente elevada en el brécol. En cuanto a un componente de todas las plantas verdes, la clorofila, se sabe que su derivado clorofilina reduce la incidencia de cáncer hepático por su efecto reductor de los efectos perjudiciales de las aflatoxinas sobre el ADN.

Respecto a diversos elementos y vitaminas, existen evidencias favorables diversas sobre los extraordinarios beneficios del ácido fólico, así como datos respecto a otros efectos positivos de vitaminas del grupo B, vitamina E y vitamina D.

Los expertos recomiendan altas ingestas de frutas y de vegetales, llegando, si es posible, a un servicio diario de crucíferas, así como el suministro, cuando se precise, de los suplementos vitamínicos adecuados.

ANTIOXIDANTES. Es admitido de forma general que el estrés oxidativo es una de las causas principales de los acontecimientos que desencadenan las malignizaciones. De ahí el posible efecto protector que parecen poseer los componentes antioxidantes naturales. Por ejemplo, el selenio es un mineral necesario para la actuación de diversas enzimas antioxidantes así como para intensificar la respuesta inmune. La suplementación con selenio ha mostrado ser especialmente útil contra los cánceres de próstata. De modo natural poseen un alto contenido en selenio los cereales integrales, las nueces de Brasil, las semillas de girasol, la levadura de cerveza, etcétera.

Los carotenos y carotenoides que dan su color a zanahorias y tomates, entre otros productos, son unos eficaces antioxidantes. El alfa-caroteno posee una actividad protectora mucho mayor que su isómero beta-caroteno. La fuente principal de alfa-caroteno son las zanahorias, seguido de las calabazas. El carotenoide licopeno es especialmente abundante en tomates y el mayor número de investigaciones se ha realizado sobre su efecto protector contra el cáncer de próstata.

Otros compuestos oxidantes de tipo flavonoides y derivados se han encontrado en diversas fuentes como té negro, té verde, vino tinto, etcétera, pero al no tratarse de alimentos, en sentido propio, no los comentaremos.

En los últimos años se ha desarrollado enormemente el consumo de prebióticos y aunque las bases teóricas para su efecto protector contra el cáncer, especialmente el de colon, parecen evidentes, sin embargo la relación entre prebióticos y enfermedad es un campo todavía insuficientemente explorado en el que intervienen muchas variantes: cepas de bacterias, tipo de alimentos acompañantes, etcétera.

Otro aspecto interesante es el suministro oral de enzimas para la prevención y tratamiento del cáncer. Las enzimas son proteínas por lo que su ingesta oral, en principio, parecería inútil, ya que serían hidrolizadas a aminoácidos durante la digestión. Hay una evidencia reciente de que existe una circulación enteropancreática de enzimas digestivos, es decir un mecanismo por el que las enzimas digestivas pueden alcanzar la circulación sistémica, absorbiéndose preferentemente en la corriente sanguínea, para reacumularse por el páncreas y usarse de nuevo. Por ello, el suministro oral de enzimas proteolíticos (tripsina, papaína, quimotripsina) para prevenir y curar el cáncer ya está siendo sometido en Europa a un ensayo clínico controlado, tras algunos interesantes resultados previos obtenidos en casos de mieloma múltiple y otros, aunque son necesarias muchas más investigaciones al respecto.

DIETAS ANTICÁNCER. Dado todo lo expuesto hasta ahora es lógico que muchos especialistas consideren la dieta como un medio más, en ocasiones bastante eficaz, para prevenir y tratar el cáncer. En cáncer de mama los estudios con dietas señalan que se pueden alcanzar reducciones del 60% y, en cánceres de colon, hasta un 71% en los hombres. Existe un amplio abanico de dietas postuladas, con diversas variaciones, por lo que, como resumen, podríamos recapitular un decálogo de recomendaciones para una dieta anticáncer:

1. Más bien hipocalórica que con exceso de calorías
2. Una decena de servicios diarios de vegetales (unos 800 g), con participación de crucíferas. Unos 5 servicios de fruta diarios (unos 500 g).
3. Bastante fibra y huir de azúcares y harinas refinadas
4. Consumir la menor cantidad posible de carnes rojas (NOSOTROS DIRECTAMENTE LA EVITAMOS)
5. Contenido bajo en grasas, pero con el suministro de los suficientes ácidos grasos omega esenciales, que deben estar en proporción adecuada y deben proceder de ciertos productos vegetales o de suplementos.
6. Consumir abundantes vegetales verdes (clorofila) y verdes oscuros (ácido fólico)
7. Que la dieta sea rica en antioxidantes y fotoquímicos de frutas y vegetales capaces de proporcionar alfa y beta-carotenos, beta-criptoxantina, vitamina C y vitamina E.
8. Tomar el suficiente sol para fabricar internamente la vitamina D o suplementar con 1000 U/día de esta vitamina
9. Suplementos diarios a considerar: 200 microgramos de selenio, 1000 microgramos de vitamina B12.
10. Consumo de probióticos y, si es necesario, suministro de enzimas proteolíticos orales.

Es admitido que algunas verduras crucíferas, como brócoli, coliflor y col tienen un efecto preventivo sobre el cáncer de mama. Ahora, científicos de la Universidad de California en Santa Bárbara, han aclarado su mecanismo de actuación que está mediado por su contenido en isotiocianatos, concretamente de sulforafano que impide la proliferación de las células tumorales humanas por un mecanismo similar al que permite a los fármacos anticancerígenos taxol y vincristina bloquear en la división celular al sabotear la mitosis.

Más en: http://www.ia.ucsb.edu/pa/display.aspx?pkey=1902

(fuente:http://servicios.laverdad.es/cienciaysalud)

Anuncios

No solo la manzana.....

aleja al médico

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.